La efectividad de hacer Bootstrapping

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La efectividad de hacer bootstrapping para las empresas es claro. He visto un montón de proyectos y tengo claro que si no hay un plan, fracasas.Al igual que fracasas si:

  1.  Solo piensas a largo plazo. 
  2. Quieres construir cohetes para conseguir el gran objetivo.
  3.  No tienes tareas asignadas.
  4.  No acotas los gastos frente a los ingresos reales, sin fijarte en los beneficios. 
  5. Si no puedes demostrar que tu idea funciona.

En las diferentes áreas en las que tu StartUp debe moverse, el Bootstrapping te ayuda a centrar y maximizar tus recursos. Así podrás mantener una relación estable con los diferentes interlocutores que tendrás a lo largo de la vida de tu empresa. 

Partimos siempre  que la efectividad del Bootstrapping consiste en conseguir que el flujo de efectivo supere a los gastos en todo momento.

Los 5 puntos críticos para conseguir la efectividad haciendo Bootstrapping 

#1 El bootstrapping y los inversores

Si dentro de tu estrategia está abrir tu sociedad a inversores, tienes dos opciones:

  •  Hacer todo lo posible por vender una idea a través de una buena Keynote con los siguientes riesgos:

           Perder el control de tu empresa, y por tanto, dejar tu idea a la deriva en manos    de terceros.  
           O morir en la orilla porque todos tus esfuerzos los empleaste en vender               participaciones antes que en mostrar que realmente tu idea funciona.

  • O por el contrario si de verdad crees en tu idea, tu objetivo no debería ser conseguir inversión. Más bien, tener un plan de como hacerlo tu mismo con la mínima inversión posible y atraer inversores gracias a tu trabajo a medio plazo. 

Es ahí donde está la gran diferencia entre una presentación u otra.

Con un plan, un equipo, indicadores y resultados simplemente tu presentación será más sólida que cualquier otra presentación. Explicando qué vas a hacer, bien distinto es demostrar qué has hecho, y dónde puedes llegar con tu plan.

Ponte en la siguiente situación: tú eres inversor, y tienes que elegir entre dos posibles proyectos para invertir. Uno de los dos llega con una presentación muy, muy bonita, que respira que ha sido encargada a un diseñador, con datos relevantes, y el “presentador” va perfectamente vestido y oliendo a colonia.

Por el contrario, con otra presentación menos bonita, el tipo llega algo trasnochado, pero con resultados, prototipo, una historia que contar, con la experiencia que provoca una conversación sobre donde está atascado entre inversor y “presentador activo”… ya sabes la respuesta de a quién tiene más probabilidades de que el inversor se fije, ¿verdad?

#2 El bootstrapping y las ventas

Hace ya bastante tiempo me quedé con una idea: “No busques trabajo, conoce gente”. 

El principio de cualquier negocio es la venta, ya sea una gran corporación o una persona que desde su casa se pasa las horas descifrando la próxima fórmula de la Coca-Cola.

 En cualquiera de los casos hay que vender, bien sea para mantener a un departamento de esa empresa, bien sea para tener un mínimo flujo de caja que te permita validar y escalar esa fórmula magistral que busca alguien desde su casa.

En mi caso siempre defendí el desarrollo de servicios y productos antes que la venta. Hacer algo muy bien hecho que atrajera de manera “automática” a los clientes, pero me di cuenta de que estaba errando en algo fundamental: el tiempo corre en contra del flujo de caja.

 A partir de certificarme en Inbound Marketing por Hubspot me di cuenta de que nada se vende por sí solo, incluso el poder de la atracción del contenido requiere de un departamento de ventas detrás.

Tener un plan de ventas previo al producto a través de servicios asociados puede ser una buena forma de crear un mínimo flujo de caja para ir escalando. Ya seas tu solo, un grupo de amigos o un departamento.

 La creatividad aplicada desde el conocimiento en el desarrollo de cualquier idea, es un activo susceptible de generar ingresos. Siempre hay alguien dispuesto a comprar. Incluso puedes vender algo de tiempo desde tu experiencia para desatascar una situación, es decir, vender consultoría.

Trabaja tus redes sociales, y no hablo de Facebook, o LinkedIn, que también, haz porque tus amigos, contactos, familiares, vecinos te vean útil para algo. Es la mejor herramienta que existe, tener una red de evangelistas. 

Si sigues los principios del Inbound Marketing, haz que tu conocimiento tenga la atracción suficiente para conseguir ventas, sin ser un pedigüeño.

Hoy nadie quiere un comercial que le venda cualquier cosa. Se necesita un especialista que entienda los problemas que puede tener el interlocutor, y una vez comprenda que entiendes sus problemas, se dejará aconsejar con servicios asociados a tu experiencia.

#3 El bootstrapping y el mercado

¡Un brindis por aquellos que dicen que no tienen competencia! Toda idea, empresa, StartUp, vendedor ambulante de frigoríficos en Alaska tiene un mercado, por pequeño que sea.

 Si has visto la Red Social, hasta Facebook que surgía del orgullo dolido de un estudiante pedante, tenía competencia y tenía un mercado.

Todo el mundo necesita comparar con lo que conoce, ¿Quiénes son Rolling Stones? pues como The Beatles pero más descarados. 

¿Qué es Spotify? como Twitter pero de música ¿Qué es Airbnb? como Atrápalo pero de casas particulares.

Conoce tu mercado y desmárcate, sé atrevido, diferénciate, haz que la experiencia de cliente, sea diferente, pero siempre dentro de tu propio mercado.

 Debes aportar SIEMPRE valor. Para que consigas relevancia, que es uno de los objetivos para que la efectividad de hacer bootstrapping sea real. Desmárcate de tu mercado y haz porque tus clientes sean tus fans.

 Pon el foco en diferenciarte e innovar. Si haces las cosas como los demás, serás como los demás. Si haces las cosas con tu esencia, aportarás el valor de ser único.

¿Esto se considera Bootstrapping? si claro que sí. 

Si te fijas en este post de como plantear todas las tareas que tiene una empresa, podrás identificar perfectamente donde podrás diferenciarte, hacer las cosas de manera diferente, identificar todo aquello donde puedas sobresalir.

#4 El bootstrapping y las finanzas

Probablemente este es el asunto más delicado de cualquier empresa, las finanzas.

Todo reside en relucir como un rey, mientras gastas como un pobre.

Si de algo adolece cualquier empresa es de su tesorería y las finanzas. Cuando te entra un buen fajo de billetes, normalmente, y créeme, pierdes el norte, no sabes ni por dónde, ni qué tienes que hacer. 

Solo ves dinero fácil que puedes jugarlo como si de una ruleta fuese, con todo lo que conlleva, que por donde entra se esfuma.

Sin embargo, gracias al Bootstrapping te permite identificar y contener las inversiones ciñéndote muy bien donde repartir fichas en vez de ponerlo todo al rojo o al negro.

 Esta actitud te centra en el flujo de efectivo. Las facturas se pagan con dinero en efectivo, los impuestos se pagan con efectivo, tu vida se paga con efectivo. Si te centras solo en el beneficio, créeme estás J*****

Cuando te sientas con un gestor, normalmente, te habla de la rentabilidad de la empresa y el porcentaje de beneficio de tu empresa. Si eso ocurre lo mejor que puedes hacer es huir. 

Únete a quien mire solo y exclusivamente el flujo de caja contante y sonante por los siguientes motivos:

    1. Cuando tengas pagar impuestos no te arruinarás si te ha ido bien, e insisto creeme, que perder todo porque no fuiste previsor con los impuestos es motivo de quiebra para los pequeños, y no tan pequeños.
    1. Si tienes un plan de desarrollo a muy corto plazo, un mes, sabrás cuánto puedes invertir, OJO invertir, no gastar. Es decir una regla de oro es la autofinanciación de proyectos.
    1. Escalar tu empresa razonablemente tomando decisiones consensuadas a lo que dispones realmente en tu bolsillo.
  1.  

#5 El bootstrapping y el producto digital

Un producto digital es un bien no físico que bien puede comprarse o descargarse a través de Internet. Es decir, un porcentaje alto de lo que tienes en mente es producto digital. Déjate de dar vueltas y céntrate en algo que sea necesario y en hacerlo bien.

Ya lo hemos comentado numerosas veces, la cuestión no es el qué, sino el cómo, y si me apuras, el para qué lo vas a hacer. No hay nada más complejo que hacer las cosas sencillas. 

Hay que salir rápido y eficazmente al mercado, las finanzas apremian, el equipo apremia, con los inversores de tener, a no tener nada es un mucho.

Focalizar todos los esfuerzos en simplificar al máximo las funcionalidades, los prototipos. Los flujos de conversión marcan la diferencia entre un producto digital y un producto digital de éxito. 

Si centras tus esfuerzos en salir con el producto mínimo viable, que es algo que me espanta, se puede interpretar como el trabajo mínimo que se debe hacer. Sin embargo, tu responsabilidad como buen bootstrapper es maximizar los recursos para hacer un buen producto esencial viable.

¿Qué puntos son esenciales para diseñar un producto digital viable?

  1. Multicanal, si no piensas en hacer algo adaptativo y accesible para cualquier usuario dentro de tus Buyer Persona, olvídate de hacer nada.
  2. Procesos de realizar un buen producto mínimo viable, o lo que es lo mismo la efectividad de adoptar tu producto rápidamente por tus usuarios, ya sean internos o externos.
  3. 3.Homogeneización del proceso tanto visualmente como en mensajes. Minimizar el riesgo de fracaso o de huida de cualquier usuario depende sólo y exclusivamente de una identidad visual clara y concisa.
  4. 4.Prioriza, ¿cual es tu objetivo de negocio? Ten métricas, valida hipótesis a corto plazo y sobre todo no hagas pensar al usuario, solo preocúpate de que actúe para que su experiencia digital sea excelente.

 

  1.  
  1.  
 
¿Necesitas lanzar tu proyecto? Pincha aquí y consigue una sesión de consultoría estratégica gratuita.